Navigation Menu

 

Chochos Típicos de Salamanca

¿Qué son los chochos? … No hablamos de los altramuces, también conocidos como chochos, y no haremos gracias con otras cosas, aunque todos pensemos en algo concreto, no se trata de eso, si no de un dulce típico de Salamanca.

Los conocidos como Chochos de Salamanca, o Chochos Charros, son similares a las peladillas, aunque los chochos, no llevan almendra dentro.

De un tamaño generoso y con sabor dulce poseen una consistencia muy dura, similar a la de los caramelos, pero sin esa suavidad de estos.

Los originales suelen ser de color blanco, típico del azúcar, aunque también los podemos encontrar de colores.

Su origen es desconocido pero tiene una tradición histórica debido a su aceptación y consumo que ha hecho de él uno de los dulces más típicos de Salamanca.

Su elaboración es completamente artesanal y aunque podemos encontrar recetas para hacerlos, lo cierto es que la receta buena de verdad, sigue siendo un secreto que pasa de generación en generación sin que sean revelados sus misteriosos ingredientes; aunque si sabemos que su extraordinario sabor viene dado por una mezcla de azúcar y canela.

Su consumo no es estacional, y se elaboran básicamente en la ciudad de Salamanca, aunque hay pueblos de los alrededores en los que también se producen.

Al ser el azúcar su principal ingrediente se pueden conservar de forma natural durante años. Por este mismo motivo destacan por su alto contenido en hidratos de carbono; su sabor y textura … obviamente es dulce, y al principio son muy suaves pero luego su textura cambia no es que sea áspera, pero si es … no sabría decir como son, así que mejor que cuando paseen por la Plaza Mayor de Salamanca y vean un cartel que anuncie: “Chochos Típicos de Salamanca”, no lo duden … entren, compren y prueben, y si tienen ganas, al volver, me dicen cual es la textura.

Otros Dulces Típicos | Leche Frita

 

Imprescindible:

  • Comprarlos en la Plaza Mayor mientras pasean y conocen la ciudad.

Datos útiles:

  • Sólo se venden en Salamanca.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
Javier Martín
marzo 12007

Salamanca

Es fácil, al hablar de Salamanca, caer en el recurrido tópico de la descripción de lugares, gentes y costumbres. Pero, para mí, más que un conglomerado de casas y calles, plazas, monumentos y rincones con historia, Salamanca es un ser vivo. Una persona con cuerpo y alma, acogedora y antipática a la vez, tierna y violenta, recatada y engreída. Una ciudad siempre hermosa incapaz de disimular su esencial condición de imperfecta. Porque, felizmente, Salamanca no es perfecta. Tiene defectos, bastantes, los necesarios para ser humana y los justos para ser tan apasionada como apasionante.

A Salamanca hay que llegar con sensación de distancia, como si se hubiera hecho un enorme recorrido para llegar hasta allí. Lo ideal es hacerlo por la tarde, antes de que comience a ponerse el sol. Es la forma de transportarse de repente al mundo mágico que cada atardecer se baña en el oro de sus piedras. Lo perfecto sería ir acompañado de una mujer o de un hombre al que aún se quiera. El embrujo tibio del atardecer entre los tonos dorados de Salamanca será el marco adecuado para despertar pasiones melancólicas y deseos desconcertantes. Todo va a invitar a ello, empezando por los acogedores hoteles y su personal trato, en los que los clientes se sentirán como huéspedes privilegiados de una gran mansión. Camareros que parecen perfectos mayordomos victorianos, salones confortables y habitaciones cálidas. La perfecta bienvenida.

Tras unos primeros momentos de adaptación al cadencioso ritmo de la ciudad, hay que empezar a recorrerla. Y Salamanca inventó la noche. Pocas ciudades en el mundo parecen tan adecuadas para vivir la noche como ella. Y pocas ciudades han hecho tanto por convertir la noche en un gran espectáculo. Una buena cena se hace imprescindible antes de empezar. Hay restaurantes de todos los tipos, precios, especialidades, y en todas las calles y plazas. En la noche salmantina todo es posible y basta echar un vistazo a las excelentes recomendaciones que aparecen en esta misma página de ” Vive la ciudad: Salamanca” para comprobarlo. Su larga tradición universitaria ha dado como resultado un amplio calidoscopio cultural. Todas las razas, todas las nacionalidades y todas las ideologías conviven en la noche salmantina. Aquí hay de todo y para todos.

Salamanca despierta más tarde que las otras ciudades, quizá porque es real, imposiblemente real, verdadera, desconocidamente verdadera. Tarda en despertarse Salamanca como para preparar mejor esa trampa que reserva al viajero como quien se sabe acostumbrada a seducir, segura de gustar. La ciudad se presenta bulliciosa y ruidosamente española. Sus calles, algunas estrechas y empedradas, conservan la orgullosa dignidad de su pasado. La animación del centro, su tráfico desordenado pese a las restricciones, contrastan con la serenidad que transmite la ciudad, con la solemnidad y belleza de sus edificios. Pero es precisamente esa dualidad, esa pacífica convivencia entre la vida moderna y la grandeza de su pasado lo que hace que Salamanca sea única y mágica.

Salamanca hay que descubrirla despacio, con calma. Está llena de inolvidables rincones que pasarían desapercibidos a un visitante apresurado. Sólo su Plaza Mayor merecería varios días. La Plaza Mayor de Salamanca es uno de esos lugares privilegiados que todo el mundo conoce antes de haber ido. Ha sido descrita, fotografiada y pintada millones de veces. La impresión que provoca, ya sea por primera o por enésima vez, es invariablemente diferente y sobrecogedora. Allí todo es milagrosamente distinto. Lleva impresas en la piel marchita de sus piedras las huellas del tiempo, pero se maquilla de brillantes colores para disimular los años y los malos tratos. Como una vieja dama del espectáculo, resulta una excelente estrella: bella, sensual y decadente. Su historia es por sí misma uno de los más apasionantes guiones contemporáneos siempre con unos actores de excepción: los salmantinos. Quien la haya conocido, con más o menos intensidad, no podrá decir jamás que no se ha sentido embrujado por ella, atrapado por ella. Y pocos somos los que, siempre que podemos, nos resistimos a la tentación de pasar a saludarla varias veces al día y contemplar cómo su luz y su bullicio van cambiando al ritmo de la ciudad. O la ciudad cambiando al ritmo de su Plaza Mayor.

Salamanca está concebida a la medida del hombre, a la velocidad de un paseo. Todo aquí está al alcance de la mano. Un ciudad múltiple, variopinta, con el alma atravesada por influencias ajenas que cambian cada cinco años a ritmo de sus estudiantes pero sin dejar de mantener siempre a flote su asombrosa vitalidad. Salamanca, a diferencia de otros centros turísticos, provoca en la mayoría de visitantes un deseo de volver, incluso mucho antes de haberse ido. Volver para entreabrir esa ciudad secreta, diferente, que se intuye pero que parece estar protegida de la mirada del forastero primerizo que sólo quiere comprobar que la Salamanca que conocía de antemano existe en realidad. Porque cualquier intento de definir Salamanca con una frase está condenada al fracaso.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»

Casa Museo de Zacarías González

Zacarías González (Salamanca, 11 de febrero de 1923 – Alicante, 4 de octubre de 2003) es uno de los artistas plásticos más importantes de Salamanca.

Sus dotes artísticas se manifestaron a muy temprana edad, siendo ya contratado a los 14 años como ilustrador de La Gaceta Regional.
Cursó estudios de Magisterio en Salamanca y de Bellas Artes en Madrid y Sevilla.

En 1949 realizó su primera exposición individual en la Escuela de San Eloy, en la que era profesor de dibujo (dónde en 1984 realizaría otra exposición retrospectiva).

Su obra ha sido expuesta en España (salas de Madrid, como Clan, Bucholz, la del Prado y las galerías de San Jorge o Fernando Fe) y el extranjero (Francia, Suiza, Italia, Japón, Hispanoamérica …).

A lo largo de su trayectoria artística, es evidente una clara evolución desde lo abstracto hasta la corriente figurativa.

En 1960 obtuvo el Premio Biosca y en 1986 fue distinguido con la Medalla de Oro de la ciudad de Salamanca. También fue miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Tras su muerte, su hermana, Basilia Gonzalez, donó a la Fundación Caja Duero la obra y propiedades del artista, con el fin de que la entidad financiera se encargara del mantenimiento, conservación y difusión de la obra intelectual y artística de Zacarías Gonzalez.

La colección particular de su hermana, comprendía centenares de pinturas, dibujos y otras pertenencias personales. Esta donación se formalizó el 28 de julio de 2005 y sería el inicio de la Casa Museo de Zacarías Gonzalez.

El edificio, aunque fue remodelado por la Fundación Caja Duero, respetó cuidadosamente las estancias familiares del pintor; creando un espacio que da testimonio de la vida del artista , combinándolo con la exposición de su obra, aunque algunos usos de la vivienda han sido modificados por el bien de la exposición y difusión del legado del pintor.

La Casa Museo se divide en tres plantas.

Planta Baja. El antiguo garaje sirve para exponer su etapa de la Primera Figuración (1940.1958/60), continuando por la Sala de Exposición I, donde antiguamente el pintor realizaba exposiciones para los coleccionistas. La última parte de esta planta es la Sala de la Chimenea.

Primera Planta. Aquí encontramos el dormitorio de Zacarías González y su Sala de Estar en su estado original; y las Salas de Exposición II y III, dedicadas a su etapa abstracta (1958/60-1965/67).


Planta Segunda
. La Sala de Lectura, la Sala de Estudio, y el Estudio de Pintura (donde trabajaba Zacarías Gonzalez) se conservan en su estado original. En esta planta podremos visitar la Sala de Exposición IV, con obras de la Segunda Figuración (1965/67-2003).

Horario:
Martes: de 18:00h a 20:00h
Miércoles – Viernes: de 12:00h a 14:00h y de 18:00h a 20:00h
Sábado: de 11:00h a 14:00h y de 18:00h a 20:00h
Domingo: de 11:00h a 14:00h
Lunes Cerrado.

Más Información | Visita Virtual

Datos útiles:

  • C/ Alarcón 26.
  • Lunes Cerrado.
  • Entrada Gratuita.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»

El astronauta de la Catedral

Es cierto que existen muchos rincones de Salamanca inhóspitos, que el turista normal puede que no se de cuenta, pero que una persona que vive en Salamanca termina por conocer.

En esta ocasión voy a hablar del astronauta existente en la Catedral de Salamanca, en la parte que da a la Plaza de Anaya, y aunque creo que se suele mencionar en todas las visitas turísticas a la ciudad, creo que nunca está de más mencionar a este más que curioso elemento de la Catedral.

El astronauta se puede ver en la puerta de Ramos (norte) de la Catedral nueva, en la parte que da a la Plaza de Anaya, esculpida en el lado izquierdo. Sin lugar a dudas un curioso elemento más de la historia salmantina.

La historia de este astronauta se remonta al momento en que Salamanca acogió las Edades del Hombre en el año 1993, y por tanto se decidió restaurar la Puerta de Ramos, muy deteriorada por el paso del tiempo. El nombre completo de la exposición era: “Las Edades del Hombre. El contrapunto y su mirada”, y por tanto, los canteros decidieron dar su propio contrapunto en la restauración de este Portal, y es por eso que aparece un astronauta, simbolo de la modernidad.

Además del astronauta también se pueden contemplar otros adornos: debajo del astronauta hay un lince, a su derecha un toro, debajo del toro podemos ver un dragón con un helado de tres bolas que está sonriendo (este elemento hace referencia a los estudiantes).
Mas a la derecha, junto a la puerta podemos ver tres figuras que representan agua, cielo y tierra en Salamanca, veremos entonces un cangrejo de río, una cigüeña y una liebre.

Más información | El astronauta de la Catedral

Datos útiles:

  • El astronauta se encuentra en la Puerta de Ramos de la Catedral nueva, que da a la Plaza de Anaya, situada a su izquierda.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
Historia de Salamanca
noviembre 22006

Historia de Salamanca

Los orígenes de la ciudad de Salamanca se remontan a las tribus celtíberas en el siglo IV, AC.

Otros pueblos que tuvieron presencia fueron los vaceos, y más que éstos, los vetones, que imprimieron una fuerte personalidad a las zonas de las actuales provincias de Ávila, Toledo y Salamanca. Ésta última, al ser vetona, se diferenciaba de otras provincias más norteñas, que tenían presencia cisastur.

Su situación estratégica hizo que fuera plaza de valor, siendo conquistada por Anibal y los cartagineses; y posteriormente, fue romanizada y anexionada a la provincia de Lusitania. Esta, fue una época de gran desarrollo para la ciudad, ya que era un punto clave de la Ruta de la Plata.

De todo ello quedan innumerables vestigios, tanto en la ciudad como en la provincia; ejemplo de ello que Ciudad Rodrigo fuera llamada en sus orígenes Vettonia, las calzadas romanas, los famosos verracos de piedra o los puentes romanos.

Los historiadores griegos se refierieron a ella como Helmántica y Salamántica, pero no fue hasta el siglo XIII cuando tomó el nombre de Salamanca.

Su cristianización no tuvo lugar hasta el año 600, por parte de los visigodos, y fue nuevamente conquistada por los moros 120 años después.

El rey Alfonso VI reconquistó estas tierras de nuevo en 1096, y pidió a su yerno, Raimundo de Borgoña que la repoblara. Esta repoblación fue llevada a cabo principalmente por castellanos, portugueses, gallegos, judíos, franceses y mozárabes.

En 1218, fue cuando el rey Alfonso IX fundó los Estudios Generales, precursores de la Universidad de Salamanca. Su desarrollo creció debido al interés de Fernando “El Santo” y de Alfonso X “El sabio”, quien dio el nombre de Universidad, al Estudio General.

La Universitas Studii Salmanticensi, fue la tarjeta de visita de la ciudad y su proyección intelectual.
El papa Alejandro IV llamó a la universidad de Salamanca en 1254 “una de las cuatro luces que alumbran al mundo” (junto con las universidades de Oxford, París y Bolonia).

La visita de Cristóbal Colón a Salamanca y su protección por parte de los sacerdotes dominicos del convento de San Esteban, propició su presencia ante la reina Isabel; hecho que a la postre tuvo como resultado el descubrimiento de América.

Esos años a finales del siglo XV se convirtieron en los tiempos de la teología católica de la Contrarreforma contra los protestantes, representada por el Concilio de Trento.

Fue en este tiempo cuando empiezan a aflorar por doquier las iglesias románicas con su inconfundible planta circular, y por encima de todas, la Catedral Vieja.

Los católicos impulsaron definitivamente las ansias renovadoras de la ciudad: adecentando calles y remozando edificios monásticos, docentes y hospitalarios.

Durante el siglo XV, Salamanca fue el escenario de grandes rivalidades entre las familias nobles de la ciudad, articuladas en dos bandos que se repartieron la ciudad: el de San Benito y el de Santo Tomé.

Con el auge de la Mesta, Salamanca adquirió renombre por sus manufacturas textiles y como exportador de lana. Fue entonces cuando Salamanca se unió al movimiento Comunero, contra los nuevos impuestos que reclamaba Carlos V en las Cortes, en defensa de sus manufacturas textiles, contra los privilegios de los exportadores de lana; aportando para ello a sus milicias al mando de Pedro y Francisco Maldonado.

El siglo XVI fue la época de mayor esplendor de la ciudad, tanto en la demografía como el la vida universitaria, gracias al prestigio de sus profesores.

Durante la guerra de independencia, Salamanca fue ocupada por las tropas del mariscal Soult (1809), permanenciendo en manos francesas hasta la Batalla de los Arapiles, en la que vencieron los ejércitos aliados bajo el mando de Wellington.

En 1873, tras proclamarse la Primera República, sufrió un levantamiento cantonalista, que rápidamente fue sofocado.

El resto del siglo propició una leve recuperación al ser nombrada capital de la provincia y haberse construido el ferrocarril que unía Francia con Portugal.

La sublevación militar contra la Segunda República, triunfó en Salamanca desde el primer momento.
Durante la Guerra Civil (octubre 1936 – noviembre 1937), su Palacio Episcopal fue residencia y centro de mando del general Franco. La ciudad también fue sede de las organizaciones falangista y algunos ministerios.

La proclamación por parte de la UNESCO como Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1988 o la Capitalidad Europea de la cultura en 2002 no hacen sino confirmar el legado artístico y monumental que los años de historia han ido dejando en Salamanca.

Curiosidades | La Rana Lunes de Aguas

GastronomiaLeche Frita

Denominación de Origen | Jamón de Guijuelo Carne de Morucha Lenteja de la Armuña

 

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
La Peña de Francia
noviembre 12006

La Peña de Francia

Inigualable atalaya de la provincia de Salamanca, la Peña de Francia domina desde sus 1723 metros todas las serranías salmantinas, de Francia, de Bejar y de Gata, así como todo el Campo Charro. Formando parte de la Sierra de Francia, la Peña pasa por ser uno de los lugares más visitados tanto por turistas como por los propios salmantinos.

En su cima está la iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia, dominada por la imagen de la Virgen Morena, patrona de Salamanca, de Castilla, de Extremadura y de Portugal.

Descubierta la imagen de la Virgen en el siglo XV por el francés Simón Vela, y construida para su culto, tanto la iglesia como posteriormente un convento, en el que los Padres Dominicos se encargaban de la custodia de la Virgen Morena, es constante la peregrinación de fieles que muestran su fervor ante la imagen de la Virgen de la Peña.

Aparte de su culto religioso y de la impresionante torre-repetidor de TV que domina la cumbre, la Peña de Francia es un marco incomparable para disfrutar de las vistas de gran parte de la provincia de Salamanca. Frecuentada a menudo por senderistas y ciclistas, es un lugar ideal para el deporte y esparcimiento. Paseando entre sus riscos, es mas que probable encontrarnos con varios ejemplares de cabra montés, así como a lo largo de la subida, entre los montes de pinares y robles, podemos divisar a mas de un jabalí y también ejemplares de corzos.

Actualmente el antiguo convento de los PP Dominicos se ha convertido en una elegante hospedería, donde el viajero puede pasar noche además de degustar los ricos manjares serranos.

Imprescindible:

  • N/A

Datos útiles:

  • N/A

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
Teatro Liceo
noviembre 12006

Teatro Liceo

Situado en la céntrica Calle Toro, entre la Plaza del Liceo, a la que da nombre, y la calle Pozo Amarillo, muy próximo a la Plaza Mayor, se alza majestuoso el Teatro Liceo.

El edificio de nueva planta, construido en 2.002, ocupa el solar donde se levantó en 1843 el originario Teatro Liceo, del que se reproduce el diseño de la sala y la sencillez en la construcción y la decoración; Recuperando la traza original de la sala del teatro del siglo XIX, construido sobre la zona de las ruinas del convento de San Antonio el Real, del siglo XVIII, donde se situaba el claustro y la sacristía de la iglesia perteneciente al convento; conservándose, como muro de fondo del escenario, una gran pared de éste mismo convento.

Con el mantenimiento de las ruinas del convento, como obligación impuesta por su condición de Bien de Interés Cultural (BIC), cuya forma a la italiana se recuperó íntegramente, con vuelta a la disposición curva en la parte posterior de la sala y a la situación de palcos en ella, cerrados con antepechos rectos apilastrados hasta su remate superior en falso techo decorado, englobando los dos anfiteatros y sus plateas, aunque racionalizando los espacios en ellos, se mantienen como forma viva de expresión de lo que significó el entonces llamado “gallinero”.

La existencia del muro oeste del claustro condicionó la distribución funcional del conjunto del edificio. La zona central que protege el muro indicado, además de la sala, contiene en su sótano una sala de ensayos, con sus vestuarios y aseos, englobando los únicos restos descubiertos del que fue torreón del palacio del conde de Amayuelas, cedido, para la construcción del convento.

La recuperación de la traza de un teatro del siglo XIX, no supuso negar su modernización, sino que por el contrario, se ha dotado con los sistemas más actuales y sofisticados en iluminación, sonido, maquinaria escénica, seguridad, climatización y un mobiliario diseñado en función de la comodidad y el entorno en el que se sitúa.

Horario: (Taquillas) de lunes a viernes de 11,00 a 13,30 h. y de 18,30 a 21,00 h. Sábados de 12,00 a 14,00 h.
Venta de entradas en las taquillas del teatro.

Imprescindible:

  • Reforma arquitectónica
  • Programación de eventos

Datos útiles:

  • Dirección: Calle Toro 23
  • Teléfono:923 27 22 90
  • Fax: 923 21 81 82

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
Lunes De Aguas
octubre 22006

Lunes De Aguas

La Historia de Salamanca está llena de curiosidades, como esta celebración, que se remonta a los tiempos de Felipe II, en el siglo XVI, cuando con motivo de su enlace con Isabel de Portugal, visitó Salamanca y vio la otra cara de la Salamanca universitaria: el culmen de la bacanal, la lujuria, el ocio y la diversión sin límites ni miramiento(véase la historia de La Rana y su significado).

Él, que era un hombre muy religioso dictó unas normas según las cuales durante la cuaresma( periodo en el que no se podía comer carne) las prostitutas deberían cruzar al otro lado del río Tormes para que “el pecado carnal” no se probara durante esos días.

El Padre Lucas, más conocido como “Padre Putas” era el encargado de cruzar a las rameras al otro lado del río, el miércoles de ceniza (recordemos que el carnaval, como su propio nombre indica es la fiesta de la carne y exceso previo a las restricciones de la cuaresma); lugar dónde quedarían las susodichas recluidas para evitar el pecado.

Durante este tiempo, en el que estaba prohibido el ejercicio de la prostitución, estas se veían obligadas a vivir de la mendicidad, de ahí el popular dicho: “pides más que las putas en cuaresma”.

El lunes siguiente al Lunes de Pascua (fecha en la que se le celebra el Lunes de Aguas) el Padre Lucas, acompañado de los estudiantes iban en busca de las prostitutas en barcas para cruzar el Tormes con ellas y volver a traerlas a la ciudad.

Ese día los estudiantes organizaban una auténtica fiesta a la orilla del río: cantaba y bailaban, con vino, comida, y como no, con grandes excesos carnales por haber tenido durante cuarenta días y cuarenta noches sus instintos reprimidos.

Esta fiesta siempre acababa con los estudiantes y las putas, borrachos, bañándose en el río.
Aunque evidentemente esa costumbre no ha perdurado hasta nuestros días, lo que si se ha mantenido, hasta convertirse en tradición, ha sido el hecho de salir al campo con la familia o los amigos.

Esa tarde del Lunes De Aguas, no se trabaja, y todo el mundo goza de una tarde festiva y campestre en la que se deleitan con uno de los más ricos manjares de la gastronomía salmantina: el hornazo.

Otras Curiosidades | Vitores Salmantinos

 

Imprescindible:

  • Merienda con familiares y amigos, con el hornazo como principal protagonista

Datos útiles:

  • Se celebra el lunes 8 días después de la Pascua de Resurrección

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»

La nochevieja universitaria

Cada año, a mediados de Diciembre ,se celebra en Salamanca una curiosa fiesta que, para variar, tiene a los universitarios de la ciudad como protagonistas. La Nochevieja Universitaria es ya una pequeña tradición en la vida de todo universitario que estudie en Salamanca, y consiste en una Nochevieja adelantada, pues gran parte de los universitarios de la ciudad vuelven a sus ciudades de origen para celebrar la navidad, y así, a mediados de Noviembre (el año pasado fue el día 15) por la noche, el Ayuntamiento en la Plaza Mayor da las 12 campanadas, se comen las 12 uvas tradicionales, y todos los universitarios celebran su Nochevieja particular en Salamanca. Como es lógico, el sector hostelero de la ciudad tiene bastante que ver en esto, pues una Nochevieja en Salamanca tiene menos ambiente que cualquier fin de semana normal del año, y es en esa Nochevieja Universitaria donde se pueden resarcir de ese bajón económico.

Más información | El Blog Salmón

 

Imprescindible: N/A

Datos útiles:

  • Se celebra a mediados de diciembre, el último Jueves antes de Navidad.

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
La Rana de Salamanca
octubre 12006

La Rana de Salamanca

Si hay un recuerdo típico de Salamanca ese, es La Rana.

Esta Rana está sobre una de las tres calaveras que podemos encontrar en la fachada (de estilo plateresco y tallada en la famosa Piedra de Villamayor), de la Universidad, (situada en el Patio de Escuelas), justo a la derecha de la puerta.

No es extraño ver delante de ella a un grupo de turistas o estudiantes buscándola, ya esta costumbre se ha convertido, además de en atracción turística, en tradición al visitar la ciudad. También se puede ver allí a algún muchacho que por unas monedas nos cuente la historia y nos ayude, si fuera necesario, a encontrar La Rana entre tan enriquecido lienzo de piedra, ya que no es la única rana que allí se encuentra.

Su significado no está claro, puesto que no se sabe si era la firma del cantero que labró las calaveras (ya que ellos utilizaban símbolos en vez de nombre para firmar sus obras), o una simple forma de la época de transmitir enseñanzas bíblicas (la Rana simbolizaría uno de los pecado capitales, la lujuria, que conduce a la muerte muerte; la calavera sobre la que se encuentra), cosa más que probable, ya que en realidad, no es una rana, si no un sapo (símbolo femenino), y es que en aquel entonces, la totalidad de los estudiantes eran varones, y esto pretendía ser un recordatorio de que debían centrarse en estudiar, y no en prodigarse en fiestas de alcohol, lujuria y desenfreno.

“A Salamanca putas, que viene San Lucas”,
reza el refranero estudiantil, y es que las putas en Salamanca, se entrenaban con los estudiantes, para luego ser, las cortesanas del reino. De aquellos tiempos de simbiosis de estudiantes y meretrices, ha quedado en la ciudad la festividad del Lunes de Aguas, que se ha extendido a toda la provincia.

En cualquier caso, la tradición dice que el hecho de encontrar La Rana, indica buena suerte y en lo referente a los estudiantes, que aprobarán sus estudios si logran verla sin ayuda; de ahí el que cuando llegan a la ciudad vayan a examinar su suerte, buscando La Rana en la fachada de la Universidad.

Este animal lo podemos encontrar, en insignias, camisetas, llaveros, ceniceros, pisapapeles y cualquier otro objeto sensible de ser utilizado con fines de venta como recuerdo.

Otra Curiosidad | Vítores Salmantinos

Datos útiles:

  • Dirección: C/ Libreros 30

Categorias:

  • Perfil
  • Jóvenes
  • Con niños
  • Escapada
  • En grupo
  • Singles
  • Mayores
  • Tipo de viaje
  • Marcha
  • Romántico
  • Compras
  • Cultura
  • Ocio
  • Gastronómico
  • Viaje de negocios
  • Si
  • No
  • Momento del viaje
  • Entre semana
  • Fin de semana
  • 1 semana o más
  • Puentes
Más información»
All Listing Types All Locations Any Rating

Puntos de interés